Placas Inducción

Las placas de inducción son un tipo de cocina vitrocerámica que calienta directamente el recipiente mediante un campo electromagnético en vez de calentar la superficie. Este modelo de inducción calienta dos veces más rápido que una placa vitrocerámica convencional, es capaz de detectar la forma y tamaño del recipiente, y se puede elegir la temperatura exacta. Además, el tiempo de cocción es muy reducido, facilita la limpieza por su superficie lisa y evita posibles quemaduras, ya que no se calienta la hornilla. Estas placas requieren recipientes con fondo ferromagnético, cada vez más habituales, que permitan cerrar el circuito de inducción. En general, se puede decir que cualquier recipiente en cuya base se "pegue" un imán es válido para este tipo de placa. La placa de inducción es más segura, ya que evita quemaduras y reduce el riesgo de incendio considerablemente. Además, su superficie solo se calienta al entrar en contacto con el recipiente, lo que proporciona una tranquilidad extra para los hogares con niños pequeños y mascotas susceptibles de quemaduras. Estas placas son ideales para familias con poco tiempo, ya que son rápidas y fáciles de limpiar. También son perfectas para las cocinas modernas y familiares, ya que ofrecen una apariencia elegante y sofisticada.